La importancia de la nutrición en la infancia

 Numerosos estudios han mostrado la relación directa que existe entre la alimentación y la concentración o los niveles de estudio, sobre todo en niños y adolescentes, donde una mala alimentación puede reducir el rendimiento escolar a niveles alarmantes. Una dieta baja en vitaminas puede provocar un descenso en la concentración y atención del niño.
 
 
Cerca de la mitad de la población cumple los criterios de una alimentación saludable, el 40% sólo parcialmente y el 10% no los sigue en absoluto. La alimentación incorrecta o inadecuada por sí sola explica aproximadamente la mitad de las causas de muerte prematura en la población (enfermedades cardiovasculares, determinados tipos de cáncer, la enfermedad Alzheimer y otros trastornos, incluso los que tienen que ver con el sistema inmune, obesidad, desórdenes de la alimentación), así como una disminución en el desarrollo de los adolescentes (talla y peso, rendimiento escolar, memoria, inteligencia).

Las recomendaciones dietéticas de los expertos de nutrición advierten que se deben realizar como mínimo cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. No es aconsejable pasar muchas horas sin ingerir alimentos y, además, estas comidas deben de ser lo más variadas posibles alternando todos los alimentos que quedan reflejados en la pirámide de la alimentación, a lo largo de la semana.

 

Un 22 por ciento de los jóvenes españoles acuden a clase habiendo desayunado tan solo un vaso de leche. Así queda registrado en el último estudio de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). En el desayuno debemos tomar el 25 por ciento de la energía y los nutrientes necesarios para el resto de la jornada. Un desayuno equilibrado y con la energía necesaria permitirá a los alumnos y alumnas rendir de la mejor manera posible las largas horas lectivas que les esperan.
 

 Un 35 % de los niños dedica menos de 10 minutos desayunar, tiempo insuficiente para tomar un desayuno completo y equilibrado. A través de los estudios científicos de los especialistas y de nuestra experiencia como profesores vemos diariamente que los alumnos y alumnas que acuden a las aulas sin desayunar se duermen en clase, no pueden seguir el ritmo de clase, se despistan y rinden menos.

BENEFICIOS DEL DESAYUNO

Desayunar correctamente tiene beneficios a varios niveles:

Mejora tu rendimiento intelectual.

El desayuno favorece capacidades como: la memoria, la concentración, la atención, la alerta y la creatividad.



Proporciona mayor rendimiento físico.

Los aportes de nutrientes y energía están directamente relacionados con una buena respuesta física y con la productividad.



El secreto de la alegría.

Tomar un buen desayuno mantiene estables y altos los niveles de glucosa en la sangre, tienen efectos sobre los mensajes positivos que llegan al cerebro. El buen humor y la risa son la respuesta externa de esos mensajes.



Mejora tu nutrición.

El desayuno cubre tus necesidades de nutrientes. Si éste es completo, te aporta hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y fibras.



Ayuda a controlar tu peso.

Una correcta alimentación desde la primera comida de la mañana evitará que piques entre horas, lo que influye en tu peso.



Reparto equilibrado de calorías.

Un buen desayuno marca la pauta de las 4 o 5 comidas diarias, entre las que se distribuyen las calorías equilibradamente si se respetan cantidades y variedad de alimentos.


Ayuda en las relaciones familiares.
Un desayuno en familia permite y favorece la relación armónica entre los miembros de la familia, es un tiempo de diálogo que ayuda a educar en la responsabilidad de la alimentación.


Se desaconseja en el desayuno

el uso diario de las grasas de origen animal (mantequillas, carnes grasas, embutidos), hacer desayunos muy copiosos, introducir bollería industrial y alimentos muy ricos en azúcares refinados y, sobre todo, saltarse el desayuno.


Si falta tiempo para desayunar, hay que acostarse antes y levantarse más temprano.
 
Luís Serra, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) informa que “un desayuno completo debe incluir cereales, fruta y lácteos”. Y es que, si no se ingieren estos alimentos en la primera comida del día, no sólo se producirá un bajo rendimiento escolar, sino que, y según este estudio, el niño surgirá problemas de desorden alimenticio y algo que cada vez es más habitual: la obesidad infantil.
(fuente)

10 Errores frecuentes a la hora de comer
  • Saltarse el desayuno, comida imprescindible, especialmente entre los niños.
  • No incluir amplia variedad de hortalizas y frutas, fuentes de vitaminas y minerales.
  • Consumir poco pescado y frutos del mar. Contribuyen a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • Dejar de incluir lácteos, alimentos que incluyen calcio; previenen la osteosporosis.
  • No incluir legumbres en todo el año; son fuentes de proteína vegetal.
  • Consumir hidratos de carbono simpoles (azúcares) y dulces; sólo aportan calorías sin nutrientes esenciales.
  • Consumir cereales refinados, en lugar de integrales.
  • Incorporar manteca o margarina, en vez de aceites vegetales.
  • Salar demasiado las comidas, con el riesgo de hipertensión.
  • Consumir en exceso los productos de dieta, creyendo que no engordan.
“Junk- Food”
El consumo de la llamada comida basura, chatarra o “Junk- Food” ha aumentado, especialmente en la última década en los países desarrollados. Incluso, ha llegado a los países subdesarrollados, donde no hay información sobre los efectos que provocan estos alimentos. El perfil nutritivo de este tipo de comida puede definirse como hipercalórico, hiperproteico y con elevado contenido graso. Dicha actitud se va prolongando hasta las edades avanzadas en que os hábitos adquiridos se convvierten en rutina. Tal situación es preocupante. María Lara, nutricionista boliviana, recomienda trabajar con los niños pequeños para crearles hábitos alimentarios positivos en bien de su salud.
 
Alimentos y Desempeño Escolar

Los alimentos ofrecidos en la escuela son la clave para mejorar el desempeño escolar. Los niños que tratan de aprender con el estómago vacío, tropiezan con dificultades. Ofrecer alimentos a los niños a medio día, mejora además la asistencia a clases. Colaborar, velando por que los niños estén debidamente alimentados, avanza un gran trecho hacia el logro de un óptimo rendimiento escolar. En este sentido el papel de la persona docente se convierte en “maternal” al estar vigilante en este aspecto, indicando qué “bocata” es saludable y cuál está contraindicado. Así mismo, dentro del currículo, en el área de conocimiento del medio se debe velar por dar especial interés al tema de la nutrición, aportando consejos y ejemplos. Informando a los padres y madres a través de tutorías o notas. Todos somos partícipes de la formación.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: